Loro Barranquero (Cyanoliseus Patagonus)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Loro Barranquero (Cyanoliseus Patagonus)

Mensaje  Admin el Dom Ene 03, 2010 12:47 am

Loro Barranquero (Cyanoliseus Patagonus)

DESCRIPCION:

Nos encontramos ante el único ejemplar del género Cyanoliseus sp. Hasta ahora se consideraba esta especie como un conuro más (en concreto el más grande de los conuros), sin embargo, hay muchos más puntos que diferencian a este animal de los conuros de los que le hacen parecido. Parece que esta especie esta más cercana al grupo de los guacamayos que al de los conuros, y actualmente hay cada vez más personas que la consideran un guacamayo enano, así que no sabemos por cuanto tiempo se la seguirá metiendo en el mismo saco que a los conuros. Estos animales, al igual que otros conuros, son muy longevos, así que si estamos dispuestos a elegir a este animal como mascota, deberemos estar preparados para convivir con el durante bastantes años. El plumaje de la cabeza, cuello y dorso es de una tonalidad que varía entre el marrón y el verde oliva. La garganta y el pecho son marrón grisáceo, con algunas plumas blancas sobre la inserción del ala. El abdomen es amarillo con una mancha roja en su centro, y los muslos son rojo anaranjado. El obispillo y las coberteras caudales superiores son de color amarillo. Las primarias y coberteras alares superiores son azules. La parte superior de la cola es de color marrón con una tonalidad azulada en las plumas centrales. El pico es negro y el iris gris claro. Alrededor del ojo presentan un área de piel blanca desprovista de plumas. Tienen la cera cubierta de plumas. En los inmaturos el iris es algo más grisáceo, y la rama superior del pico es blanca, el color del pico empieza a cambiar por los bordes y se desplaza hacia arriba, al final queda una línea blanca en la cúspide del pico que termina por desaparecer. Hay tres subespecies de cotorra de la patagonia:

# C. p. patagonus; Cotorra de la Patagonia menor. La más pequeña de las tres, mide 43 - 46 cm y pesa entre 225 y 300 g. Las manchas blancas del plumaje son menos extensas que en las otras subespecies.
# C.p. byroni; Cotorra de la Patagonia Mayor. Las áreas blancas del pecho forman una línea que cruza prácticamente de lado a lado, el color amarillo y es más extenso, y tanto este como el naranja son más vivos. Es la subespecie más grande, llega a medir hasta 53 cm con pesos que oscilan entre 315 y 390 g.
# C.p Andinus; Cotorra de la Patagonia de los Andes. Apenas presenta plumaje de color amarillo, o no lo presenta, tiene menos color rojo en el abdomen y nada de blanco en el pecho. El color en general es más apagado.

La C. p. Byroni es muy rara en cautividad. El dimorfismo sexual en esta especie es inexistente, es virtualmente imposible distinguir a un macho de una hembra excepto cuando se cortejan, y aun así hay criadores que se han confundido.



COSTUMBRES Y REPRODUCCION:

En su medio natural se puede encontrar a esta especie en ambientes abiertos, sobre todo en la cercanía de ríos con riberas arenosas y escarpadas que usa para anidar. Antes no era raro ver bandadas de hasta 150 ejemplares de cotorra de la patagonia, pero actualmente se encuentra en grave peligro de extinción. En Chile los pollos son un manjar que se consume el día de San Andrés, para obtenerlos se usan unos largos palos provistos de un gancho que destruyen los huevos no eclosionados y matan a los pollos demasiado jóvenes. En Argentina se mata a disparos o envenenándolos a los adultos porque los agricultores los consideran una plaga para los cultivos de maíz y girasol . Por último y para mayor desgracia de esta especie sus colonias de nidificación son menos y cada vez están más amenazadas por la construcción o el acceso de la gente, puesto que estas aves necesitan tranquilidad para criar. Especialmente amenazadas están las poblaciones de la subespecie C. p. patagonus y C. p. andinus. Una característica única de esta especie es su forma de nidificar. Lo hacen en colonias, y para su nido excavan largas galerías en las paredes de acantilados o taludes de los ríos, de entre 8 y 18 cm de diámetro en la entrada y hasta 3 m de profundidad, la cámara de puseta mide 40 cm de largo y 15 de alto. No es raro que las galerías de distintas parejas estén intercomunicadas, y se sospecha que comparten las labores de cría de sus pollos. La incubación dura de 24 a 26 días, la lleva a cabo la hembra y la puesta suele constar de 2 a 6 huevos, siendo lo normal 2 o 3. Al cabo de 55 a 60 días los pollos abandonan el nido, y son independientes en tres semanas más.

DISTRIBUCION:

C. p. patagonus vive en el centro y sur de Argentina y sur de Uruguay. C. p. andinus procede del noroeste de Argentina, y C. p. byroni se encuentra en el centro de Chile. Las poblaciones de Argentina y Chile están perfectamente separadas (sus áreas de distribución son independientes y no se solapan).

ALOJAMIENTO:

Lo primero que deberíamos mencionar de la cotorra de la patagonia son sus defectos. Al igual que otros conuros, puede llegar a ser muy, muy ruidoso, hasta el punto de que esta característica induce a muchos aficionados a no tener esta especie. Así mismo, es un animal destructivo, que puede reducir a astillas la madera en poco tiempo. Hay quien afirma que la mayoría de estos animales no son destructivos, pero los que realizan este tipo de afirmaciones suelen ser comerciantes o criadores. Respecto a las posibilidades de hablar, ningún conuro es un buen imitador de la voz humana, y este no es una excepción. No es raro leer que esta especie es un buen hablador, y sin ninguna duda esta afirmación es incorrecta. Los loros barranqueros raramente aprenden a hablar, y cuando lo hacen, sólo logran aprender unas pocas palabras, que generalmente son poco claras y se repiten con voz aguda.

¿Quiere decir esto que los Barranqueros son malas mascotas?. Ni mucho menos. Estos animales suelen ser extremadamente cariñosos con sus dueños y apegados a ellos. Raramente pican con fuerza y les encanta que les rasquen y les mimen, además son animales sumamente activos que pasan gran parte de su tiempo jugando. Hay que tener en cuenta los problemas que lleva asociados mantener a una de estas aves puesto que muchos ejemplares de esta especie terminan por ser abandonados por ser demasiado ruidosos, y esto es sin duda alguna una crueldad. Por supuesto, lo dicho no es una regla fija, hay ejemplares que no son ruidosos en absoluto o que no roen la manera, más o menos independientes...cada ejemplar tiene su propia "personalidad". Respecto al alojamiento lo mejor sin duda alguna es un aviario en el exterior, el recinto debería tener 4 m de largo, por 1,5 m de ancho y por 2 m de alto para una pareja. Se pueden así mismo alojar en pajareras comunitarias con especies como Myiopsitta monachus, Enicognathus leptorhynchus, Enicognathus ferrugineus y otras psitácidas no agresivas de dimensiones similares. En una pajarera comunitaria deberemos prever al menos 2 metros cuadrados de superficie por cada pareja reproductora de esta especie Cabe citar no obstante que estos animales pueden llegar a mostrarse agresivos durante el periodo de cría con otras aves. La alambrada deberá de ser preferiblemente doble, y es recomendable no emplear madera en su construcción. A esta especie le encanta andar por el suelo y rebuscar y escarbar en busca de comida, esto quiere decir que en la pajarera deberíamos pensar en disponer de una zona de suelo (mantillo o similar) para que las aves puedan llevar a cabo esta actividad, y que habrá que vigilar sus heces y desparasitarlos dos veces al año.

Podemos dejar la caja de cría todo el año, que medirá 33 x 35 x 60 cm, con un orificio de entrada de 10 cm.

En el hemisferio norte la cría suele llevarse a cabo entre marzo y mayo También les encanta bañarse, con lo que un recipiente de agua apto para el baño hará las delicias de estas aves.

Son perfectamente capaces de pasar todo el año en el exterior excepto si el invierno es muy crudo, necesitarán, eso si, un refugio para resguardarse para cuando las temperaturas sean muy bajas. Si pensamos mantener este ave como mascota lo primero que hay que decir es que su hogar no debe de ser una jaula. La jaula será el lugar en el que el ave duerma y se resguarde para sentirse segura, pero puesto que es un animal que desarrolla tanta actividad deberemos de proporcionarle todo el tiempo que podamos al día de libertad. Les encantan los juguetes, especialmente aquellos que pueden morder, mover y destrozar.

La jaula deberá de ser tan amplia como podamos, y sus dimensiones serán como mínimo tales que la cabeza no toque en el techo y la cola en el suelo, y que además pueda moverse por ella con libertad. Estamos hablando de mínimos, es decir, la jaula siempre más grande que eso. La jaula deberá contar con dos comederos (pienso / semillas y mezcla de frutas / verduras) y un bebedero de tipo botella. Hay que prever la posibilidad de ofrecer baños a nuestra mascota (fumigaciones, ducha o recipiente para que se bañe).

Este loro puede mostrarse algo tímido cuando se le introduce en un nuevo medio, y le cuesta algo adaptarse, así que hay que ser pacientes. Por último hemos de decir que bajo ningún concepto deben comprarse ejemplares de esta especie capturados en su medio natural. Las poblaciones salvajes ya tienen bastantes problemas sin necesidad de sumarlos la captura con el fin de destinarlos a mascotas. No es difícil conseguir que críen y por tanto no es justificable su captura. Además los ejemplares salvajes son notablemente más tímidos y muchas veces tienen problemas para adaptarse.

ALIMENTACION:

Estas aves requieren una dieta compuesta por semillas y una mezcla de verduras. Por un lado hemos de suministrarles una mezcla de semillas y pienso para psitácidas de buena calidad. No hay que abusar de las semillas ricas en grasa, y mucho menos mantenerles exclusivamente a base de semillas de girasol como algunos recomiendan. Puede emplearse una mezcla compuesta por alpiste (30%), mijo amarillo (20%), mijo rojo (15 %), mijo blanco (15%), avena mondada y partida (10%) y pipas de girasol (10%). Algunos sustituyen las semillas de girasol por alazor puesto que dicen que mantiene a las aves más vigorosas y sanas y con un plumaje más brillante. Puede usarse pienso con la mezcla de semillas o darlas pienso en ve de semillas siempre y cuando sea un alimento de calidad y con garantías. Los animales alojados en el exterior necesitan un mayor aporte de grasa durante el invierno.

Ademas de las semillas y / o pienso hay que darles una mezcla variada de frutas y verduras. Es recomendable incluir al menos 5 componentes en la mezcla, y variar de vez en cuando alguno para que el ave no llegue a aburrirse. Les gusta mucho el maiz tierno, la naranja, las uvas, la zanahoria, las espinacas, las semillas germinadas, brotes de soja, las manzanas las peras y las endivias. Puesto que estas aves tienen mucha tendencia a "roer", tendremos que proporcionarle suficiente material en forma de ramas de frutales o sauce para dar suelta a este instinto y que no sean nuestros muebles los que acaben sufriendo.

Admin
Admin

Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 02/01/2010

Ver perfil de usuario http://loroscultura.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.